lunes, febrero 27, 2006

Carnestolendas mutantes ( o El noble arte del camuflaje)

El disfraz, la ocultación, el pasar desapercibido.
Esa es una de las constantes de muchos de los superhéroes: el pasar desapercibidos ante el resto de la humanidad pese a protagonizar constantemente apariciones en público.
Algunos, como Spiderman o Daredevil han hecho de esto todo un arte, a la vez que una obsesión , podríamos decir que compulsiva, costándoles no pocos dolores de cabeza solventados con más o menos acierto y originalidad por el guionista de turno.
Otros, como El Hombre de Hierro, lo tienen un poquito más facil, pues aparte de la cara, es bastante jodido distinguirle cualquier otro rasgo o peculiaridad que pueda identificar al que va dentro de la armadura.
Obviamente, también los hay que van a pecho descubierto, dando la cara, que no siempre tiene porque ser agradable, reconozcámoslo.
Pero no me voy a referir aquí a los uniformes o "disfraces" cotidianos de nuestros vigilantes favoritos, si no a cuando estos, verdaderamente y sin inductor de imágenes de por medio, tratan de no parecer ellos mismos, de hacer imposible saber a ciencia cierta a quién tenemos delante de nuestras narices.
Esta maestría mortadeliana para el disfraz es patrimonio de muy pocos, de los cuales paso a citaros tres ejemplos que quizá sean la culminación del concepto de superhéroe disfrazado sin su disfraz.



EJEMPLO A.
Kitty Pryde, Katia para los amigos, Katherine para la familia, nos enseña como uno puede conseguir oculatar totalmente sus rasgos característicos, a la vez que lograr una paralisis del supervillano de turno a través de un flash de color espectacular.
Colorido, a la par que práctico, el vestido que luce Gata Sombra, en una personal concepción del concepto "uniforme", nos deja entrever un refinamiento digno de los maestros. A destacar, sin lugar a dudas, la máscara facial, que para si la quisieran en el carnaval clásico de Venecia.


EJEMPLO B.
Modelo Eric el Rojo. Uno de los disfraces con más éxito de todas las épocas. Scott Summers fué su precursor, allá por la lejana primera etapa de los X-Men.
Tan bueno era el disfraz, que el mismo Magneto lo aceptó en sus filas, tomando buena nota para usarlo en un futuro, igualmente con grandes resultados.
Es, además, un atuendo carnavalesco tan resultón en la Vía Láctea como en el Imperio Shiar. Risas y desazón entre a partes iguales en los chicos de Xavier cada vez que alguien se caracteriza con las prendas del bueno de Red Eric.


EJEMPLO C.
El summun. El non plus ultra. Le plus de le plus. En cristiano: la repanocha.
Este disfraz para superhéroes, de rápido diseño y al alcance de cualquiera, se denomina Modelo Parche, y nos lo encontramos en sus versiones "Parche pirata" ( como en la imagen), o modelo "Telilla gris en los ojos".
Ni siquiera tienes que ocuparte de no hablar para que nadie te reconozca, o de estar muy cerca de los demás. Tranquilo. Tu parche en el ojo te hará pasar totalmente desapercibido ante cualquiera que puedas cruzarte durante tus aventuras en cualquier isla del sudeste asiático.
Y si tienes una figura anatómica característica ¡da igual!. Al centrarse las miradas en tu pedazo de parche, nadie conseguirá saber quien eres realmente.
Hasta el momento no se conocen casos de que haya fallado.

Ahhhh..... carnaval, carnaval.....

6 Comments:

At 8:33 p. m., Blogger Fran said...

Y por que Mortadelo no era de los X-men, que si no... :D :D

 
At 8:45 p. m., Blogger Redivivo said...

No fué de los X-Men porque no le dio tiempo a Lobdell, que si no, resulta que al final era el Amo del Juego y Filemón un arribista.
Que mas gordas las lió el tio, ehhhh.

 
At 9:20 p. m., Blogger IvánN Díaz said...

lo del parche fue muuuuuuuuuuuuuy fuerrrrrrrrte. Ni las tías que se había tirado le reconocían con él puesto :|


y lo de Erik el Rojo dio más vueltas aún, ya verás, ya...

 
At 9:30 p. m., Blogger vomiton said...

lo del parche es rollo Superman, que se pone unas gaficas y ya está.

 
At 3:02 p. m., Blogger Vampiresa said...

Sip, yo me voy a poner unas gafas. Estoy segura de que con eso y un poco de gomina no me reconoce ni mi madre.

 
At 1:07 a. m., Anonymous Anónimo said...

That's a great story. Waiting for more. » »

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home